Skip to content

2000

30/11/2000

En 2000, las protestas estudiantiles en Francia motivaron que el profesor Guillermo Gigliani (uno de los docentes que impulsan la Escuela de Economía Política desde su creación) escribiera una carta abierta donde pasaba revista a la situación de la carrera de Economía en la Argentina.

30 de noviembre del 2000, Argentina

Con los estudiantes franceses

Guillermo E. Gigliani (*)

La falta de pluralismo en Economía

En estos días está circulando noticias muy alentadoras sobre el movimiento de los universitarios franceses contra la hegemonía de la teoría neoclásica. Entre otros, Reinaldo Carcanholo de la SEP de Brasil, Alfredo Saad Filho de Londres, Marc Lavoie de Ottawa y Wagner Arienti de Río de Janeiro han volcado opiniones y aportado informaciones.
En la Argentina, estas noticias están teniendo una amplia difusión y han despertado una gran simpatia por varias razones.

Los economistas críticos en la Argentina

En nuestro país el pensamiento crítico en las carreras de economía recién ahora empieza a recuperarse en la universidad, en la cual el dominio de la ortodoxia es casi monolítico. Hoy en día, los economistas marxistas somos muy pocos y hasta donde yo conozco, no hay economistas ricardianos o postkeynesianos dando clases.
En cambio, hay un gran numero de profesores que se consideran estructuralistas pero que en sus cursos enseñan puramente las teorías ortodoxas. Las universidades, sobre todo la de Buenos Aires (UBA), están llenas de este genero de estructuralistas y la característica de un buen número de ellos es su hostilidad o su rechazo hacia otras vertientes críticas, especialmente, hacia el marxismo.

Las luchas de los estudiantes de la UBA en 1996

En 1996, los estudiantes de Economia de la UBA libraron luchas por los mismos objetivos que ahora defienden los estudiantes en Francia, aunque tuvieron que hacerlo en medio de la indiferencia de sus profesores y de la prensa. A través de asambleas, discusiones en los cursos y movilizaciones, los universitarios intentaron resistir el plan de estudios reaccionario que impulsaba el decano de la Facultad. Sin embargo, las autoridades de la UBA lograron imponer su proyecto. A pesar de esta derrota, el movimiento estudiantil continuó activo y un fruto de ello fue la creacion en 1997 de la Escuela de Economía Política, un centro de estudios, conocido popularmente como la escuelita, que organiza numerosas charlas, seminarios y cursos sobre temas y autores excluidos de la universidad, tales como Marx, Kalecki e incluso Sraffa.
Estos cursos carecen de valor para las autoridades de la UBA pero a pesar de ello convocan a decenas de estudiantes hastiados de lo que se enseña en clase. También en la Universidad de La Plata, que es un baluarte de la teoría neoclásica, los estudiantes han organizado su escuelita.

Nuevos vientos en la universidad

En los ultimos años se produjo el ingreso de docentes críticos o de izquierda a diversas universidades, como la Universidad de Luján, la de Buenos Aires y, principalmente, la de Quilmes y con ello esta empezando a desarrollarse la discusion de diversas teorias no ortodoxas, principalmente, la marxista.

No obstante, estos avances suelen despertar reacciones. En julio de este año, las autoridades de la UBA intentaron desplazar al profesor Pablo Levin con el argumento que en su curso de Historia del Pensamiento Económico enseñaba marxismo. Las protestas de los alumnos y de los docentes lograron frenar ese atropello y además esta movilización culminó con la creación de un gremio de profesores (AGD Económicas) opositor a la politica oficial y que enarbola la bandera del pluralismo académico.

La necesidad de extender los lazos internacionales

Un factor muy importante en este proceso fueron las relaciones que algunos economistas argentinos establecimos con organizaciones de otros paises como la SEP (Sociedad de Economía Política) del Brasil asistiendo a sus encuentros anuales y recibiendo el apoyo siempre constante de Rosa Marques y de Reinaldo Carcanholo, entre otros. En cambio, nuestras vinculaciones con otras asociaciones como Economia Critíca de Mexico, o su par de España y con la URPE de Estados Unidos son hasta ahora limitadas.
También fueron muy positivas las discusiones e intercambios mantenidos con varios economistas que nos visitaron ultimamente, como Alejandro Valle Baeza, David Laibman, Anwar Shaikh, Alan Freeman, Guglielmo Carchedi y Eduardo Maldonado Filho. Gran parte de ellos vino a la Argentina invitados por el IADE.

Apoyar la lucha de los universitarios de Francia

La lucha de los universitarios franceses es nuestra lucha y sus movilizaciones despiertan toda nuestra solidaridad. Más allá de las declaraciones de apoyo, creo que la mejor contribución que podríamos prestarles es intensificar nuestros esfuerzos e iniciativas por democratizar la enseñanza de la economía en nuestros propios países. Me parece que en este camino, la propuesta de varios colegas brasileños de la SEP de convocar a un Encuentro de Economía Política de América Latina para el 2001 sería un paso sumamente importante en nuestra lucha por terminar con las imposiciones retrogradas en la universidad.

(*) Docente de la Universidad Nacional de Buenos Aires y de la Universidad Nacional de Quilmes

La carta también puede leerse acá (uno de los varios sitios web que la recogieron).

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: